Equiparar jerarquía

La columna de Daniel Ortiz



Pasó otro partido "perdible", esa palabra que se mal acostumbró a nuestro vocabulario de un tiempo a esta parte. Por más que había corazonadas de hacer otro papel, al igual que en la segunda fecha, ir de visita contra adversarios encumbrados se nos hace tan cuesta arriba que ya sabemos prontamente el fatídico desenlace. La jerarquía ajena es demasiado para las limitaciones propias. Se la puede equiparar y contrarrestarla ? Esa es la pregunta que todos nos hacemos y que nos hace bucear en lo más intrínsico de los análisis. Enfrentar esa superioridad con inteligencia, orden táctico y esmero en el armado, debe ser la premisa para sortear esos escollos, a priori, insalvables.

La espalda experta del Gringo a veces es cuestionada por hinchas que reclaman patear el tablero. Y entonces aparecen los solemnes pedidos de reclamar por un jugador, sacar a otro, jugar con determinado esquema, no ir al golpe por golpe contra equipos noqueadores.

Las generalidades de la ley cuando los resultados deseados no aparecen. Por más que la lógica indique que es difícil, la adrenalina de la gente desea batacazos. Hasta se puede jugar bien, con tenencia, con posesión, con incidencia. Pero si la anemia ofensiva es característica, aquello cae en saco roto y toda buena intención se desbarranca.

Concientizarse de las posibilidades cuando todavía estamos en los albores de la Superliga, puede ayudar a aliviar el camino y darse cuenta a tiempo de torcer el rumbo. Prueba y error. Hay muchos días de trabajo por delante antes del próximo compromiso y es menester ajustar clavijas. Y más teniendo en cuenta que en Casa debemos ser lapidarios, que la localía tiene que pesar y ser un efecto de positivismo.

Si esa jerarquía de los poderosos de billetera prevalece sobre nosotros, que la impronta y la suficiencia de nuestra estirpe haga lo propio con quienes pelean por lo mismo que lo hacemos. No nos apartemos de que aún hay que terminar de escaparle definitvamente a la espada de Damocles que significa la tabla de promedios.

Y, quien dice, esa suma de puntos que se necesitan nos lleven por defecto a alguna copa internacional tan extrañada. Una cosa llevará a la otra pero momento a momento; aún estamos lejos y distantes de trazarnos objetivos continentales. Sigamos respaldando que nos necesitamos entre todos. Y, se sabe, la jerarquía principal siempre baja desde la Tribuna. Aunque solo sea un juego de palabras.




Próximo partido

Videos

Vídeo sobre los primeros 100 años de historia del glorioso Fortín de Villa Luro.